Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra "Política de cookies."
 
 

BLOG

 
El Convento de la Anunciación
  Salamanca Convention Bureau | 14/03/2014
Te invito a leer y a viajar
  Salamanca Convention Bureau | 17/11/2013
¡Detente Necio!
  Salamanca Convention Bureau | 03/11/2013
Vega te da la bienvenida
  Salamanca Convention Bureau | 20/10/2013
Un lugar con mucha historia e historias
  Salamanca Convention Bureau | 15/09/2013
Camino del Agua
  Salamanca Convention Bureau | 11/08/2013
¿En qué concha estará el tesoro?
  Salamanca Convention Bureau | 04/08/2013
El Imperio de los Sentidos
  Salamanca Convention Bureau | 21/07/2013
 
Twitter
  Síguenos

Inicio| Blog

11
AGO
2013
Camino del Agua
Publicado por Salamanca Convention Bureau | 11:30 h.
 

Domingo, diez de la mañana, previsión del tiempo calor y sol. Mochila preparadas. Cuatro amigos con los niños nos lanzamos a recorrer el Camino del Agua.

Camino del Agua, Camino de las Raíces, Camino de los Espejos y el último, Camino de los Prodigios, forman parte de una serie de rutas de senderismo que la Diputación de Salamanca ha creado: Rutas en las que se puede disfrutar de la caminata, del paisaje y de obras escultóricas que te vas encontrando por el sendero; son Caminos de Arte.
El Camino del Agua está situado en pleno Parque Natural de las Batuecas-Sierra de Francia. Es una ruta circular con base en el pueblo de Mogarraz. En el pueblo hay un pequeño parking donde podéis dejar el coche sin problemas. La ruta se puede hacer en los dos sentidos, pero a mi particularmente me gusta empezar en el punto de inicio que hay en la carretera  y finalizar  ya dentro del pueblo.

En el  Camino del Agua el río te acompaña durante toda la ruta, unas veces lo cruzas, otras veces solamente escuchas el murmullo del agua, pero siempre se nota que está presente.
Tardamos en recorrerlo unas dos horas y media, pero vamos, tranquilamente; paradas, fotos, agua, almendras, chuches;  la ruta aunque es cómoda de hacer tiene desniveles; al llegar al punto más alto, cruzas el pueblo de Monforte por el  que merece la pena desviarse del sendero y visitarlo, luego la última etapa es también de subida; es la que más cuesta pero ya es el final!
Durante el camino nos encontramos con seis esculturas diferentes: Koa, 7 Sillas para Escuchar, serena, S/T, la cruz de Mingo Molino y Asientos Circulares. Todas tienen su significado y simbología. En la web de laDiputación de Salamanca es posible descargarse el folleto y como si la búsqueda de un tesoro se tratara, buscar cada escultura y leer el significado que le da el Artista. También hay material didáctico, un cuento para niños, un mapa, datos para el GPS Información muy completa, visual y entretenida del Camino del Agua.
Al acabar la ruta, comimos tranquilamente y acabamos tomando un café en la plaza de Mogarraz.

Un día perfecto.
 
   
Imprimir
Imprimir
4
AGO
2013
¿En qué concha estará el tesoro?
Publicado por Salamanca Convention Bureau | 09:47 h.
 

La verdad es que no las he contado, pero dicen que son unas…  ¡300! las conchas que decoran la casa que inevitablemente no se podría llamar de otra forma… esta semana he visitado la Casa de las Conchas.

Cámara en mano, como una viajera más, me he puesto “las gafas de la primera vez” y me he plantado en la puerta. Si vienes por la calle la Rua, el sol se refleja en la piedra delatando su situación.

Yo he ido desde la Plaza Mayor, Plaza del Corrillo, Calle Meléndez; doblas la esquina a la izquierda y ¡te la encuentras de sopetón!

Y es que no hay turista que se precie que no pase por la fachada, se pare y la contemple; coqueta, asimétrica, original.

La Casa de las Conchas fue empezada a construir a finales del siglo XV por orden de don Rodrigo Maldonado de Talavera (Caballero de la Orden de Santiago, catedrático de derecho y Rector de la Universidad de Salamanca). Su hijo Rodrigo se casó con Juana de Pimentel, hija de un Conde. Crearon un Palacio Urbano, su hogar, que para la época tuvo que ser rompedor por su diseño.

Durante un tiempo parece ser que fue la cárcel de la Universidad. En el sigo XX se declara monumento y es cedida al Ayuntamiento de salamanca. Posteriormente pasa a ser propiedad del Estado y desde el año 97 alberga una biblioteca.

Lo dicho; me paro en la puerta y me quedo mirando la fachada; empiezo: La puerta de entrada al zaguán no está centrada, justo encima está el blasón de los Maldonado y si te fijas puedes ver delfines (un símbolo renacentista del amor). Cada ventana que miro es única ya que la decoración de cada una es totalmente diferente. El enrejado de algunas merece más de una foto.

Me asomo a la puerta y me encuentro una pared, la puerta de entrada al patio está más a la derecha (dicen que de esta forma la familia podía preservar su intimidad). Cruzo el zaguán y me sitúo en el patio, precioso y ¡tan original! Pasa igual que en la fachada, la decoración no se repite y elementos medievales, mudéjares y renacentistas se mezclan en los balcones, en las gárgolas, en el tejado (no puedo parar de hacer fotos). Hay un goteo continuo de gente que va  a la biblioteca.

Me voy a la planta superior, pero claro, la escalera de subida no es una escalera cualquiera. Tiene tres tramos: primera parada, preside la figura de un perro (con el escudo de los Pimentel). Segunda parada, un león (con el escudo de los Maldonado). Tercera parada, se unen los blasones de los Pimentel y Maldonado (romántico ¿no?). Fíjate en el artesonado que hay justo encima de la escalera.

Subo y llego a mi parte favorita de la Casa de las conchas, me podría estar allí horas. Al acabar justo la escalera apóyate en la balconada, vas a descubrir una perspectiva totalmente diferente del patio. Pero si miras un poco hacía arriba, por encima del tejado aparece Scala Coeli. La gente que está subiendo a las Torres de la Clerecía nos saluda, ¡parece un cuadro vivo!

La verdad es que el que diseñó la casa tuvo que disfrutar haciéndolo, da la sensación que está construida totalmente a capricho de los dueños.

Dicen las leyendas…

…que las 300 conchas son un símbolo de amor de Rodrigo a su esposa Juana, ya que la concha es un símbolo que aparece en el escudo de los Pimentel…

…que bajo una de las conchas hay una onza de oro, costumbre de la época ya que pensaban que atraía la buena suerte a la casa…

…que bajo una de las conchas están escondidas las joyas de la familia, ¿Pero en cual de ellas?...

Seguro que cuando leáis esto, la próxima vez que paséis por la casa, la vais a ver de otra forma, cada concha, cada ventana cada detalle. Única.

La entrada al patio es gratuita y está abierto todos los días del año.

Y si subes a Scala Coeli, no te olvides de mirar hacia la Casa de las Conchas y saludar a las personas que están en el patio; un momento de complicidad entre dos turistas que no se conocen de nada.

 
   
Imprimir
Imprimir
21
JUL
2013
El Imperio de los Sentidos
Publicado por Salamanca Convention Bureau | 14:23 h.
 

El imperio de los sentidos

A través de nuestros sentidos podemos llegar a tener pequeños momentos de felicidad (o no). Esos instantes nos hacen sentir que estamos vivos y que la vida merece la pena vivirla...

Hoy creía que iba a hablaros solamente del sentido del gusto, pero me he dado cuenta que es imposible dejar al sentido del olfato de lado.

Me gusta el jamón. Creo que con la tortilla de patatas son de las cosas que comería en cualquier momento, del día o de la noche, siempre me sienta bien y siempre me apetece.

Si vas a cualquier evento y ves una fila interminable de personas en el cocktail, seguro que al principio de dicha fila está el Cortador de Jamón que no da abasto repartiendo platos.

Porque a todos nos gusta y solamente pensando en la palabrajamónpara escribir este post, estoy literalmente saliveando… y vosotros seguro que también.

Además tenemos la suerte de tener en Guijuelo, una de las zonas con el mejor jamón del mundo, y si encima a jamón le añades la palabra turismo pues ¡la combinación es perfecta!

Esta es la actividad de la que me gustaría hablar hoy: Jamonturismo, Un recorrido muy especial por la  empresa de jamones y embutidos de Julián Martín.

La visita empieza en la entrada de la fábrica, la verdad es que la entrada no es muy sugerente (no deja de ser una fábrica), así que estamos todos expectantes por ver qué nos van a mostrar.

Juanvi, el Maestro Cortador, nos espera en la puerta y va a ser nuestro guía; nos comenta que la visita va a durar unas dos horas aproximadamente, después de ponernos una bata blanca y un gorro empezamos.

La primera parte que nos enseñan es la zona de embutidos. Es posible ver el proceso desde el principio; probadura, adobo, sal, pimentón… son los primeros olores que vamos percibiendo. Podemos ver a los trabajadores en pleno proceso de embuchado y envasado.

En la segunda parte de la visita nos llevan a otro edificio, donde está toda la zona de jamones. De verdad que es impresionante ver los secaderos, en solamente uno de ellos puede haber unos 10.000 jamones colgados y es aquí donde el olor es increíble. Es la una de la tarde y mi estómago.

Si nos dicen ahora que se acaba la actividad y no podemos comer nada, creo que ¡se hubiera montado una revolución! Pero Juanvi nos lleva a la bodega y después de un cursillo rápido de cómo cortar jamón, acabamos catando (suena mejor que devorando) salchichón, chorizo, lomo y jamón.

Rienda suelta al Gusto y Olfato.

 

 

 
   
Imprimir
Imprimir
14
JUL
2013
Tercer destino de vacaciones... en un castillo
Publicado por Salamanca Convention Bureau | 09:59 h.
 

Tercer destino de vacaciones… en un Castillo

Hola a todos.

Tal y como os prometí, hoy os envío la tercera propuesta de destino de vacaciones de verano en Salamanca, nada más y nada menos que ¡en un Castillo!

Desde Salamanca, por la carretera de Zamora, a unos 20 minutos aparece el desvío; te metes en una carretera local un par de kilómetros (en los que ya empiezas a desconectar) y encuentras la entrada al Castillo de Buen Amor.

Un poco de historia.

En el siglo XI fue una fue una fortaleza militar; en el siglo XV el Obispo Fonseca (primo del Arzobispo del mismo nombre) se fue a vivir allí con su amante y cuatro hijos y lo acondicionó para convertirlo en vivienda-Palacio. Por su relación con Toledo, puedes ver detalles mudéjares, como el artesonado de alguno de los techos, donde justo debajo, siguiendo todo el perímetro de la pared, hay oraciones escritas en latín. El escudo del Obispo se repite hasta 11 veces por todo el Castillo.

En el siglo XVII fue abandonado y  utilizado como almacén agrícola, lo que ayudó en su conservación. A finales del XIX comenzó su rehabilitación (En muchos lugares puedes distinguir perfectamente entre la construcción original y la reforma) y en el año 2003 se reconvirtió en hotel, en el hotel Castillo de Buen Amor, (por cierto, el nombre viene del “Buen Amor” entre el Obispo Fonseca y su amante).

Cruzas el paso por encima del foso y entras en el Castillo por el salón de Caza, que te lleva a una cafetería muy acogedora. Realmente todas las zonas comunes están comunicadas y llenas de detalles; antigüedades, muebles curiosos, sillones… centros de limones naturales están repartidos por todas las estancias.

Uno de los rincones más bonitos del hotel  e increíblemente conservado es el patio de estilo gótico plateresco. Tanto en el patio, como en cualquier salón te encuentras a huéspedes leyendo tranquilamente, navegando por Internet, charlando. La música suave del hotel (ahora mismo está sonando la banda sonora de Cinema Paradiso), la tranquilidad, la temperatura tan agradable (fuera del hotel estamos a 35 grados), todo colabora y ayuda a desconectar, a bajar el ritmo.

Y no os he hablado de la piscina, construida en el foso, justo a la entrada del Castillo. El agua limpísima, rodeada de verde, de sol y sombra, de relax.

De las 41 habitaciones que tiene el Castillo de Buen Amor, no os puedo recomendar ninguna en especial porque cada una de ellas tiene su personalidad, ya que se han adaptado a los espacios del hotel. Desde la suite principal, con una altura increíble, ¡hasta una habitación en las antiguas mazmorras! Eso si, la decoración es muy acogedora pero sencilla, para no restarle protagonismo al mismo Castillo.

Si te da cierta “perecilla” salir del hotel, puedes pasear por los alrededores, visitar el laberinto de setos, contemplar los viñedos que acaban de plantar y que según nos comentan, en cuatro años empezarán a dar sus primeros frutos.

El personal muy amable y agradable, te indica multitud de actividades que hacer, si te apetece. Y  Salamanca está a un paso.

Además de verano, que es temporada alta, no os perdáis las fiestas que organizan en Fin de Año, en el día de los enamorados y en Halloween (con lista de espera). Imagina organizar una reunión aquí, celebrar tu boda.

Y ésta ha sido mi tercera propuesta de vacaciones de verano en Salamanca. Tres destinos tan cercanos y a la vez tan originales y diferentes entre si. Espero que os hayan gustado mucho.

 

 

 

 

 

 

 

 
   
Imprimir
Imprimir
7
JUL
2013
La Casa de los Niños Expósitos
Publicado por Salamanca Convention Bureau | 09:13 h.
 

Todos lo conocemos por el Centro de Documentación Histórica y el Archivo de la Guerra Civil, pero he tenido la oportunidad de oír otras historias de este edificio que no siempre ha tenido el mismo uso: Hospital de los Niños Expósitos, Residencia de San Ambrosio…

A través del Programa de Las Llaves de la Ciudad que organiza el Ayuntamiento de Salamanca, voy a ver este espacio con otros ojos. Estoy segura que al arquitecto que diseñó el edificio le hubiera encantado tener una “bola de cristal del futuro” y ver cómo es ahora en el siglo XXI!!

Porque hablamos de tres siglos de historia, de 292 años de vivencias, de sucesos; al fin y al cabo de vida.

En el año 1720 se inauguró como hospital de Los Niños Expósitos; un hospital que dependía del Cabildo y donde llegaban los niños que eran abandonados en las calles o puertas de las iglesias y conventos. Los bebés eran cuidados por nodrizas contratadas y por monjitas que parece ser eran Jesuititas, aunque no se ha encontrado ningún documento que lo confirme.

Pilar nos enseña una ventana que antiguamente era el torno donde los niños eran dejados.

Año 1820; en plena desamortización de la Iglesia se expropió el edificio.

En 1903 el hospital fue comprado por la FundaciónSanAmbrosio que lo convirtió en residencia dedicada a albergar a los estudiantes universitarios más brillantes, los cuales recibían una beca de alojamiento gracias a dicha Fundación.

Llega el año 1936 y nos trajo el comienzo de la Guerra Civil Española. Franco se instaló en Salamanca en el Palacio Episcopal donde estuvo dos años.

En este periodo la Fundación San Ambrosio cedió gratuitamente el edificio a los sublevados; al principio lo utilizaron como  residencia de la Guardia Mora de Franco, pero cuando éste se fue en el 37 a Burgos, el espacio se utilizó para albergar todos los documentos que las tropas franquistas incautaban a los republicanos y que traían directamente a Salamanca.

Se puede decir que desde 1937 hasta hoy en día prácticamente no han parado de llegar documentos y otros objetos relacionados con este periodo; al principio incautados, posteriormente obtenidos por compra, donación o transferencia.

En 1979 cambio de régimen político, llega la democracia. En este momento el edificio pasó a ser un archivo estatal, con unas funciones totalmente contrarias a las anteriores. Abrió sus puertas al público en general y empezaron a trabajar funcionarios.

En el 98 se construyó un edificio anexo destinado exclusivamente a depósito de documentos originales. Cuatro años más tarde hubo una rehabilitación del edificio para adaptarlo totalmente al Centro de Documentación Histórica, momento en el que se puede recuperar parte de la estructura original.

Visitamos la sala de consultas (que está abierto al público) donde es posible consultar documentos que a lo largo de los años han sido utilizados de muy diferentes formas, para mal o para bien, y que sin duda cambiaron  la vida de miles de españoles.

Seguimos la visita. De repente se abre una puerta y ¡me quedo de piedra! ¿Qué es esto? ¡Realmente impresiona!

Pues resulta que en su momento Franco decoró esta habitación con el objetivo de hacer un pequeño museo antimasónico ya que consideraba a los masones enemigos del régimen y recreó un cuarto que transmitía un impacto negativo. Curiosamente nunca llegó a abrir sus puertas al público (por motivos que desconocemos) y permaneció cerrado de los años 40 a los 90.

La estancia recrea un lugar de reunión de los masones, lleno de símbolos, vestiduras, mobiliario utilizados en esta época.

No dejes de visitar el patio sobre el que gira la vida del centro y giraba la vida del hospital. Una higuera centenaria la llena de vida.

Ya salgo del Centro de Documentación y me fijo en la fachada que se conserva tal y como era. Creada por Churrigera tiene estructura de retablo donde puedes ver a San José con un niño en brazos, como símbolo de Padre de todos los niños abandonados.

Si doblas la esquina hay un pequeño bar en el que justo encima de la puerta aun está la inscripción de niños expósitos ya que antiguamente el hospital ocupaba todo el espacio.

Una visita totalmente recomendable, ya sea a través de Las Llaves de la ciudad o en cualquier otro momento (la entrada es gratuita y libre para todo el mundo), pero la verdad es que hacerlo con una persona tan conocedora de su historia merece muchísimo la pena. Te deja con ganas de saber más.

Si te interesa visitar alguno de los espacios que Las Llaves de la ciudad nos ofrece, puedes entrar en www.salamanca.es o acercarte a la oficina de turismo de la Plaza Mayor. Estas visitas son gratuitas, pero hay que reservarlas con antelación ya que son plazas limitadas.

Si te apetece visitar el Centro de Documentación Histórica, éste es el link a su página donde puedes ver horarios…

http://www.mcu.es/archivos/MC/CDMH/index.html

 
   
Imprimir
Imprimir
Entradas más recientes
 Página2 de 5   1  2  3  4  5
Entradas Anteriores
 

Sitemap

 

Logos

 
 

Salamanca Convention Bureau

Empresas Asociadas

Hemeroteca

Embajadores

Candidaturas

Blogs

Contacto

         
 
 
Aviso Legal - Privacidad - Área Privada
SALAMANCA CONVENTION BUREAU - Plaza Mayor, 32 | CIF: A37400215 | Tel: +34 923 272408 | Email: congresos@turismodesalamanca.com